Ese momento que gime y no se puede controlar

¿Cuantas veces no ha ocurrido que el placer haya aumentado tanto que los decibelios aumentan bastante?

Pues este es uno de esos casos en los que los vecinos se le ponen las orejas en stereo para escuchar los gemidos del sexo.

GIF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *